22 septiembre, 2009

SOLDADURA OXIACETILÉNICA

Para comenzar, explicaré qué es el acetileno.


El acetileno es el alquino más simple. Es un gas altamente inflamable, un poco más ligero que el aire e incoloro.

Para obtenerlo de una forma sencilla, la cual puede darse en un laboratorio, se utiliza la hidrólisis de carburo de calcio (CaC2).

Los usos del acetileno provienen desde el siglo pasado ya que su fijeza y claridad de luz son convenientes, además de su capacidad calorífica, facilidad de obtención y bajo costo.

Fue aprovechado por generadores, lámparas de minería, alumbrado de proyectos para la marina y para cinematógrafos.

La soldadura oxiacetilénica, puede utilizarse con latón, aluminio, cobre, acero, magnesio, aleaciones y fundiciones. Se produce por la combustión entre dos gases: acetileno y oxígeno. Estos gases, contenidos en cilindros de acero, se mezclan en el soplete.

Antes de comenzar a soldar, se debe revisar la seguridad del ambiente para disminuir los riesgos de accidentes ya que la temperatura que puede alcanzar este proceso es de 3000 °C. De la misma manera, es indispensable contar con la protección del cuerpo adecuada: el delantal de cuero, guantes de puño largo, protector auditivo, máscara con filtro, zapatos de seguridad y polainas de cuero contra material incandescente.

El equipo oxicorte que se utiliza en la soldadura está integrado por los cilindros de acero, uno rojo que contendrá el acetileno disuelto en acetona, y otro negro, que contendrá el oxígeno; válvulas reguladoras y el manómetro, que indicará la presión de carga de las sustancias; una válvula contra flujo, que evitará el retroceso de la llama; las mangueras y el soplete.

La llama oxiacetilénica está compuesta de dos partes: el dardo, que es de un color más intenso y el penacho que se encuentra en el exterior rodeando el dardo.


Esta llama se puede regular; por ejemplo, tenemos una llama neutra, donde el oxígeno se quema totalmente, se puede utilizar para soldar acero y aluminio; la llama carburizante, que tiene exceso de acetileno sirve para soldar materiales no ferrosos; la llama oxidante, que presenta exceso de oxígeno, se utiliza para soldar latón; por último también existe la llama de acetileno puro, la cual no tiene utilidad en la soldadura, ya que utiliza el oxígeno del ambiente.

La soldadura oxiacetilénica puede darse de dos formas: sin aportación y con aportación. En el primero solo se hace un cordón en el material que estamos soldando; en el segundo caso, se utiliza una varilla debe ser del mismo material que estamos soldando.

Existen riesgos al momento de soldar, uno de los más peligrosos es el retroceso de llama. Con esto quiero decir que, en algunos casos, cuando las herramientas no están suficientemente limpias, mal colocadas o en mal estado, la llama oxiacetilénica puede invertir su dirección. En un primer momento, no es tan peligroso ya que la llama puede extinguirse y volver a aparecer por el soplete, pero en otros casos, esta llama llega hasta los cilindros y así causar una gran explosión.

Es así como la soldadura oxiacetilénica aporta a la industria; sin embargo, para evitar las innumerables contingencias es necesario prevenir y estar atentos ante cualquier eventualidad porque una desgracia puede ocurrir en cualquier momento.


No hay comentarios: