30 agosto, 2009

Mejora Tecnológica Importante en la Depuración del Agua

Sustituyendo un solo átomo en una molécula de uso común para purificar el agua, unos investigadores de los Laboratorios Nacionales de Sandia han creado un descontaminante más efectivo y con mayor tiempo de conservación que los productos actuales del mercado.


El material limpia de contaminantes bacterianos, virales y de otros tipos, orgánicos e inorgánicos, el agua fluvial destinada al consumo humano, y las aguas residuales de las depuradoras antes de devolverlas al medio ambiente.


El consumo humano de aguas de dudosa salubridad está aumentando en todas partes del mundo ante la creciente escasez global de agua. Los adelantos tecnológicos como éste pueden ayudar a resolver los problemas a los que se enfrentan las instalaciones de tratamiento de aguas tanto en países desarrollados como en naciones en vías de desarrollo.

La investigadora principal de los Laboratorios de Sandía para este proyecto es May Nyman.

El reactivo para el tratamiento del agua se obtiene sustituyendo un átomo de galio en el centro de un conglomerado de moléculas de óxido de aluminio.

La substitución de un solo átomo de galio en ese compuesto representa una enorme diferencia. Mejora mucho la estabilidad y efectividad del reactivo. Los investigadores han hecho pruebas con una amplia variedad de productos disponibles comercialmente. Para casi cada caso, el producto mejorado por los Laboratorios de Sandia desempeña mejor su función bajo una amplia gama de condiciones.

Afrontar esa gran variabilidad de condiciones es inevitable, al tratar con una fuente de agua natural como es un río. Existen fluctuaciones estacionales e incluso diarias en el pH, la temperatura, la turbidez y la química del agua. Y un río en una zona tiene condiciones muy diferentes a las de un río en otra zona.

El producto de los Laboratorios de Sandia atrae y atrapa tan bien a los contaminantes porque mantiene su carga electrostática de forma más fiable que los productos convencionales.

El nuevo material también tiene una menor tendencia a espesarse en agregados más grandes y menos reactivos durante su almacenaje antes de ser usado. Esto significa que puede conservarse en buenas condiciones durante más tiempo que los productos disponibles comercialmente, los cuales se apelmazan con el paso del tiempo.

La sustitución química de un átomo de galio por uno de aluminio ya había sido estudiada por los colaboradores de los Laboratorios de Sandia en la Universidad de California en Davis, pero hasta ahora nadie había usado este conocimiento en una aplicación como la eliminación de contaminantes del agua como los microorganismos.